Tipos de errores http y cómo solucionarlos

A veces encontramos errores HTTP cuando navegamos por una web. Es algo común que puede ocurrir por varios motivos, ya sea por errores del cliente o del servidor, y afectan a la experiencia de usuario. Hoy vamos a analizar los más comunes para tratar que nuestra página web vaya lo más fluida posible.

Cuando nos movemos por internet y entramos en una URL, se genera un código de estado HTTP que marca las posibles incidencias a la hora de cargar la página. El usuario no ve estos códigos, a menos que sean del tipo “error”, y están definidos por el primer dígito de estas respuestas:

  • 1XX: Respuestas informativas
  • 2XX: Peticiones correctas
  • 3XX: Redirecciones
  • 4XX: Errores del cliente
  • 5XX: Errores del servidor

Los errores HTTP de cliente más comunes

Primero vamos a analizar los errores que comienzan por el número 4, los que llegan de parte del cliente. Por lo tanto, daremos una solución enfocada al usuario para resolver estos errores HTTP desde su propio ordenador, siempre que sea posible.

Error 400

Se trata de una solicitud incorrecta, en la que la dirección de la página web requerida por el cliente tiene un formato no válido. Puede ser, por ejemplo, que la URL se haya escrito mal y se haya utilizado una sintaxis errónea o incluso que exista una conexión a internet inestable que se haya visto interrumpida.

Al tratarse de un error con diferentes orígenes y ninguno claro, debemos hacer diferentes comprobaciones. La primera será cerciorarnos de que el enlace está bien y probar nuestra conexión a internet, para descartar que ese haya sido el problema. Después intenta abrir otras páginas o reinicia la misma, puede haber sido un error momentáneo. Por último, borra cookies y caché para agilizar los procesos.

Error 401

Es el acceso denegado, que requiere al usuario una contraseña o una autorización para llegar hasta la página en cuestión. Puede ser similar al error 403, ya que los valores de autenticación entran en conflicto con los archivos web de la página y no puede leer como válidas las credenciales que hayas usado.

La solución a este error es similar al anterior: busca errores en la barra de direcciones, borra la caché de tu navegador y limpia el DNS (servidor de nombres de dominio). Si el error vuelve a aparecer, comprueba la respuesta del encabezado de la WWW-Authenticate, ya que puede ser un problema algo más complicado de resolver.

Error 403

La diferencia con el error 401 es que aquí tenemos una prohibición concreta, que es la que nos bloquea el acceso a la página web. Se nos restringe el paso por no contar con los permisos necesarios y no se nos ofrece la posibilidad de registrarnos en su base de datos.

Esto suele ocurrir en directorios o páginas de uso interno para la empresa que sostiene la web, por lo que no está disponible para el resto de usuarios. Lo podrás reconocer porque se deniega claramente la entrada con la expresión inglesa “forbidden”.

Error 404

Quizás sea el más común de todos, y significa que no se encuentra la página que nuestro ordenador está intentando cargar. Puede que el enlace que hayamos utilizado esté roto o que anteriormente se alojó en esa dirección web, pero ya no está. Es el “not found” que podemos encontrar en muchos lugares.

De nuevo, revisa la escritura de la barra de direcciones o carga la página para eliminar fallos temporales. Si no, las cookies y el caché vuelven a ser tu objetivo para tratar de acceder a esa página, especialmente si has podido entrar desde otro dispositivo. Si la web es nuestra, trata de redirigir esa página a una que esté en funcionamiento.

Los errores HTTP de servidor más comunes

Ahora entramos en los errores de servidor, aquellos que comienzan con el número 5. Si somos usuarios, poco podremos hacer con ellos; por lo tanto, nuestra solución está enfocada a los administradores de las webs en los que aparecen.

Error 500

Empezamos esta sección con los errores internos de una página web. En este caso se trata de algún fallo en el código, entrando en conflicto con el servidor que hospeda a la página que queremos llegar. Lo verás como “Internal Server Error” o “Temporary Error”.

Al ser un error habitualmente momentáneo, se puede solventar con facilidad. Primero tendremos que comprobar que contamos con los permisos necesarios para acceder a esa sección, pero también tendremos que eliminar los recursos que sobrepasen el tiempo de espera del servidor.

Error 502

Cuando un servidor actúa como gateway o proxy y se encuentra con una respuesta inválida de otro servidor, estamos ante un “Bad Gateway”. Esta puerta de enlace defectuosa impide que haya una respuesta adecuada a la petición, y ambos servidores tengan protocolos diferentes para el intercambio de datos.

En este caso, lo mejor que puedes hacer es desactivar los plugins a través del control del hosting o, directamente, ponerte en contacto con tu proveedor para comprobar que todo funciona a la perfección. En caso contrario, deberían darte una solución.

Error 503

Este error HTTP sucede cuando una sobrecarga del servidor inhabilita temporalmente sus funciones. También puede aparecer este mensaje (“Service Unavailable”) si existe un mantenimiento programado de los servidores, por lo que la web no tardará en estar activa mucho tiempo.

La solución a este problema es, a grandes rasgos, la previsión. Mantén actualizado el software que utilizas y evita utilizar todos los recursos de hosting que tienes contratados. Revisa regularmente la programación de tu web para detectar fallos y resolverlos lo antes posible.

Error 509

En este caso, directamente estamos hablando de haber superado el límite mensual de ancho de banda que hemos establecido en nuestro hosting. Los usuarios verán el mensaje “Banwidth Limit Exceeded” y el servidor no podrá funcionar con normalidad durante un tiempo.

Aquí también tenemos una solución muy sencilla: contratar más ancho de banda. Pero también debemos tratar de optimizar al máximo nuestra página web, utilizando diseños responsive, cargar imágenes o archivos a un tamaño adecuado o incrustar vídeos en lugar de subirlos a tu servidor.

Como has visto, existe una infinidad de errores HTTP que pueden aparecer en una página web, tanto si eres usuario como si eres administrador. 

Trata de tener esta guía siempre a mano para no entrar en pánico cuando veas uno de estos mensajes, y… ¡Qué no cunda el pánico! Pero intenta solucionarlo lo más rápido que puedas. 😉

Si aún tienes dudas y necesitas que te echemos una mano, no dudes en contactarnos. Somos expertos en desarrollo y diseño web en Valencia

Publicado en Sin categoría
Llamar a Doowebs Teléfono de Doowebs 653836347