Experiencia de usuario y usabilidad: diferencias y similitudes

Experiencia de usuario y usabilidad son dos términos que pueden confundirse, pero no son sinónimos exactamente. Si bien una buena usabilidad es clave para que la experiencia del usuario (también conocida como UX, user experience) sea positiva, hay algunas diferencias que vamos a explorar en este artículo.

En Doowebs tenemos claro que no se debe sacrificar ninguno de los dos aspectos, ya que ambos son imprescindibles para que tu base de clientes siga creciendo. Esperamos que al final de estos párrafos comprendas mejor cómo utilizar ambos elementos a tu favor al trabajar tu página web.

Definición de experiencia de usuario y usabilidad

Empecemos por definir cada una de ellas. La usabilidad web es el grado de dificultad o sencillez que tiene un producto (en este caso, una página web) a la hora de utilizarse. Hace referencia a la capacidad que tiene el usuario de conseguir las metas propuestas de una manera efectiva.

Esta usabilidad es la capacidad que tiene la web para ser comprendida, mostrándose  atractiva para el visitante, pero que cumple con un propósito únicamente funcional. Es la facilidad de uso de la propia página, que permite realizar las acciones habituales sin dificultad.

La experiencia de usuario (UX) abarca un terreno más amplio, tratando de ofrecer satisfacción al usuario durante toda su interacción con el sitio web. Comprende el estado del visitante desde antes de entrar, durante sus movimientos en la página y después de su navegación; por lo que tiene más recorrido.

Se trata de un conjunto de respuestas emocionales y percepciones que definen la manera de entenderse con la web. Si pueden decir que han tenido una navegación agradable, positiva y cómoda, estás ante una experiencia de usuario favorable.

Por lo tanto, sí: usabilidad y experiencia de usuario están íntimamente relacionados, siendo la primera esencial para la segunda. Pero existen diferencias entre usabilidad y experiencia de usuario que debes tener claras.

Pongamos un ejemplo.

Imagínate una tienda online a la que accedes, ves los diferentes productos y compras uno de ellos. A pesar de haberte cobrado el importe, aparece un aviso en ese momento de que no hay stock disponible, y tienes que enviar un correo electrónico o llamar a una centralita para que solventen la incidencia.

La usabilidad es correcta, no has tenido problemas técnicos ni nada similar. Pero tu experiencia como usuario ha sido un desastre, por lo que hay pocas posibilidades de volver. Al contrario (una buena experiencia de usuario sin usabilidad) es más difícil que ocurra, pero también podría darse.

Aspectos clave de usabilidad y experiencia de usuario

La usabilidad trata de facilitar el uso, el entendimiento y el aprendizaje dentro de una web, así como prevenir los posibles errores del visitante. Ofrece, a través de diferentes técnicas, una manera sencilla de recordar su uso sin hacer un gran esfuerzo mental.

Por su lado, la experiencia de usuario (UX) apela a la identidad de la marca y los sentimientos del usuario, mejorando la confianza entre ambos. Se basa en la facilidad de uso antes mencionada para hacer florecer las emociones y atraer los sentidos del visitante.

Cómo mejorar la experiencia de usuario y la usabilidad de una web

Como has visto en el ejemplo anterior, ambas patas son una base imprescindible para que los usuarios quieran pasar parte de su tiempo en tu página y que, a la larga, decidan comprar tus productos o contratar tus servicios. Así que vamos a ver cómo trabajar cada uno de estos apartados para ofrecer lo mejor.

Mejorar la usabilidad

  • Reducir tiempos de carga: Si aligeras el peso de tu página web, conseguirás que el usuario permanezca más tiempo y no se produzca el efecto rebote.
  • Crear diseños más limpios: Adaptar la web a todos los dispositivos y mejorar su aspecto visual es clave para evitar los abandonos no deseados.
  • Aportar coherencia: Es importante no crear procesos tediosos y largos para el usuario ni solicitar datos irrelevantes; mientras que resaltamos los puntos más importantes para el usuario.
  • Mostrar transparencia y sencillez: Ponte en la piel del visitante de tu web y trata de clarificar los conceptos más complejos, ofreciendo siempre la información de forma clara y entendible.

Mejorar la experiencia de usuario

  • Incluir elementos útiles: Añade únicamente los puntos que tengan un propósito claro para el usuario, revisando habitualmente las estadísticas para encontrar qué funciona y qué no.
  • Trabajar la confianza: Mostrar tus datos fiscales o de contacto, incluir una sección de preguntas frecuentes o facilitar la comunicación es clave para la experiencia.
  • Atraer a los consumidores: El contenido multimedia, la forma en la que se presentan los productos y servicios o la estética general de tu marca pueden hacer mucho más placentera la visita del usuario.
  • Ofrecer facilidades de búsqueda: Si tienes mucha información o muchos productos, debes dar la posibilidad de localizar lo que necesiten los clientes a través de un buscador interno, una nube de etiquetas o diferentes secciones.
  • Añadir valor al contenido: Más allá del valor material de lo que tengas en tu web, trata de mejorar tu página con información novedosa y relevante, que te diferencia de tu competencia.
  • Asegurar la información privada: Cerramos con un punto importante, y es que nadie quiere que sus datos queden expuestos. Invierte en mantener a salvo la confidencialidad de tus usuarios.

Obtén más información en este post → Tips para mejorar la experiencia de usuario en tu web 

¿Y la accesibilidad?

Aunque a veces se confunda con usabilidad, el término accesibilidad implica una mejora en la navegación a través de un sitio web para personas con alguna discapacidad. Por ejemplo, permitiendo cambiar la paleta de colores, incluyendo subtítulos en los vídeos o añadiendo audiodescripción para las personas invidentes.

Por desgracia, actualmente hay un porcentaje muy pequeño de portales web que tratan de mejorar la experiencia de las personas con alguna dificultad, pero estamos seguros de que poco a poco será algo habitual.

Ahora que ya conoces las diferentes connotaciones de experiencia de usuario y usabilidad (y accesibilidad), puedes empezar a trabajar todos estos aspectos para que los visitantes de tu web quieran repetir una y otra vez. Esperamos que te sientas como en casa en Doowebs y te guste volver a nuestra página.

Y tú, ¿cómo piensas implementar esto en tu web? Si necesitas la ayuda de un equipo experto, ¡contacta con nosotros! Somos expertos en desarrollo y diseño de páginas web en Valencia

Llamar a Doowebs Teléfono de Doowebs 653836347